RRNews

Noticias

Ningún niño en Navidad

Si desaparece la población en todos los tramos de edad, especialmente el de la infancia, las consecuencias no serán las de un conflicto armado sino las de un exterminio. Estamos ante una guerra “sin reglas” ni límites humanitarios.

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Desde hace algo más de dos meses el mundo entero es testigo directo del genocidio en Palestina. Las cifras e imágenes de muertos aumentan. Y como en todas las guerras “lejanas” se corre el riesgo de que una cruel normalidad se instaure en nuestras retinas pasado un tiempo. Incluso, hay quien borra de su mente las terribles imágenes que protagonizan los niños y niñas gazatíes. Las de las miradas desorientadas buscando a las madres entre el desorden. Las de las pequeñas bolsas mortuorias portadas por padres desesperados.

Según Save The Children, más del 40% de las personas muertas en Gaza y más de un tercio de todas las víctimas mortales en los territorios palestinos ocupados son niños. Aquellos que consigan sobrevivir, probablemente, morirán de hambre, de sed o a causa de las múltiples enfermedades provocadas por la carestía de toda ayuda sanitaria.

Esta misma semana, la agencia de Naciones Unidas para la infancia, UNICEF, alertaba de las condiciones insalubres en las que viven cientos de miles de niños desplazados en el sur de Gaza. A todo esto, las declaraciones de oficiales no alientan. Netanyahu no se amilana. Su país continuará con la guerra en la Franja de Gaza «hasta el final, hasta la victoria, hasta la destrucción de Hamás», y lo hará a pesar de la «presión internacional» que exige un alto el fuego. En palabras de António Guterres, secretario general de la ONU, “la pesadilla de Gaza es más que una crisis humanitaria. Es una crisis de la humanidad. Gaza se está convirtiendo en un cementerio de niños” ¿Cómo poder asimilar esta frase? Es espantosa.

Si desaparece la población en todos los tramos de edad, especialmente el de la infancia, las consecuencias no serán las de un conflicto armado sino las de un exterminio. Estamos ante una guerra “sin reglas” ni límites humanitarios.

Pensando en todo esto, escuchaba el pasado miércoles la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, cuando el portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián, hacía referencia a la intervención de un diputado escocés en el Parlamento británico que pone los pelos de punta. En el seno del debate sobre la abstención del Reino Unido a la resolución de Naciones Unidas por un alto el fuego, el diputado preguntó al primer ministro “¿Puede usted compartir su mensaje navideño con los niños de Gaza que van a ser bombardeados? Más de 1400 niños morirán entre el día de hoy y la noche de Navidad”, le dijo.

No hay palabras. Alto el fuego definitivo YA ¡Firma!

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos