RRNews

Noticias

Entrevista

Narbona celebra que los regantes hayan suscrito el contrato de «Agua para siempre» del Gobierno de España

Narbona anticipó el escenario ambiental al que nos estamos enfrentando y casi la linchan en Murcia por promover la construcción de plantas desaladoras

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Más de 60 comunidades de regantes acaban de firmar contratos con Acuamed para seguir recibiendo agua desalada a un precio asequible durante los próximos 10 años una vez terminen los trabajos de ampliación previstos en las plantas de Torrevieja y Águilas que ya ha autorizado el Consejo de Ministros.

La planta de Torrevieja pasará a producir 120 hectómetros cúbicos (hm3) al año de agua desalada frente a los 80 actuales, y la de Águilas hasta un máximo de 70 frente a los 60 actuales. La desaladora de Valdelentisco también verá incrementada su capacidad de producción desde los 50 hm³/año actuales a los 70 hm³/año gracias al acuerdo firmado entre Acuamed y 61 comunidades de regantes.

En un escenario de cambio climático y reducción de aportes de lluvia en los embalses de cabecera del Tajo, estos recursos de agua desalada dotarán de mayor estabilidad y garantía a los regantes vinculados al trasvase Tajo-Segura y reducirán, en parte, los graves problemas de sobreexplotación que sufren buena parte de las aguas subterráneas de la cuenca del Segura. La inversión prevista es de 800 millones de euros. El precio que pagarán los regantes oscila entre los 33 y 35 céntimos el m3.

El objetivo no es otro que garantizar los recursos disponibles procedentes de las distintas fuentes: aguas subterráneas, aguas superficiales, aguas desaladas y reutilización de aguas.

Los regantes murcianos seguirán sacando cosechas adelante gracias, en gran parte, al agua desalada que tanto criticaron y que cada vez resulta más imprescindible. El agua «desmayá» de la que siempre habló el Partido Popular de la Región de Murcia; el agua que según el expresidente, Ramón Luis Valcárcel, «contaminaba por tierra mar y aire»; el agua que iba a convertir la agricultura murciana en «desolación». El agua que evitó el desastre económico, laboral y social durante el largo año (11 meses) que el Gobierno de Rajoy mantuvo cerrado a cal y canto el trasvase del Tajo ante un gobierno murciano que se quedó mudo. No hubo protestas ni manifestaciones.

La exministra de Medio Ambiente y actual diputada en el Congreso y presidenta del PSOE, Cristina Narbona, vino hace 18 años a la Región de Murcia a hablar de la nueva cultura del agua y de la necesidad de construir desaladoras para asegurar los recursos hídricos. Casi la linchan. Demostró coraje porque meses antes, durante una visita a tierras valencianas, le habían arrojado bolsas de sal a la cara.

Narbona anticipó el escenario ambiental al que nos estamos enfrentando y no solo ordenó la construcción de desaladoras a través del Programa Agua, osó cuestionar los usos del agua en la Región por parte de los «aguatenientes» y poner coto al regadío ilegal. El regadío ilegal que Gobierno murciano ha venido negando hasta que colpsó el Mar Menor y la Fiscalía presentó una querella. Nunca le han pedido disculpas.

Narbona (72 años) se muestra convencida de que uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad es la decreciente disponibilidad de agua potable, provocada por el cambio climático. Considera «prioritario» ahorrar agua y arremete contra quienes hablan de agua como un recurso infinito.

PREGUNTA: Los regantes han suscrito el contrato de «Agua para siempre» del Gobierno de España. El “desmayá” de la que siempre habló el PP. ¿El tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio?

RESPUESTA: También dijeron que el agua desalada era veneno cuando mi antecesora, Elvira Rodríguez, ya había hecho una desaladora en Alicante. Sin lugar a dudas, el tiempo está poniendo a cada uno en su sitio. Lo que lamento es que haya tenido que pasar tanto tiempo y haya habido tanta crispación entorno a una tecnología que cuando diseñamos el Programa Agua no era desconocida. Teníamos empresas españolas que estaban construyendo plantas en medio mundo. Te puede comentar como anécdota que consultamos con expertos de la Universidad de Alicante sobre cómo proteger los fondos marinos de la salmuera. Les pedimos que trabajaran con el Ministerio de Medio Ambiente y se diseñó una fórmula de ir expulsando gradualmente la salmuera con sensores al final de la tubería para graduar el vertido, pero para llegar a eso me tuve que enfrentar con el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Campas, que amenazó a la Universidad de Alicante con retirarle todas las subvenciones si colaboraban con el ministerio. Y esa no más que una de las muchas amenazas y obstáculos que me encontré, a mi juicio, totalmente injustificados y negativos para hacer frente a una situación de falta de disponibilidad de agua en la cabecera del Tajo que se ha ido agravando.

PREGUNTA: ¿Camps amenazó a la Universidad de Alicante?

RESPUESTA: En la primera visita que hice a Valencia, Camps amenazó a todas las personas con las que yo me iba a reunir: regantes, empresarios, sindicatos, la gente de la universidad…Amenazó a todos y tuve ocasión de decirle al final de aquella jornada que lo que estaba haciendo era lo más parecido al fascismo. Se le puso una vena colorada en lo alto de la cabeza y me dijo «ministra, tú puedes venir a Valencia todas las veces que quieras» y yo le respondí «faltaría más. Y voy a venir porque tanto en Valencia como en Murcia va a haber mucha inversión. No me tienes que dar permiso para venir. Pero lo que no te consiento es que amenaces a la gente porque se reúna conmigo».

PREGUNTA: ¿Criticaban el agua desalada cuando ya habían hecho desaladoras?

RESPUESTA: Durante la etapa de mi antecesora en el cargo, Elvira Rodríguez, se había inaugurado la primera planta de desalación en Alicante ciudad. Y yo inauguré la segunda. Y fue muy divertido porque cuando fuimos a inaugurarla, encontramos una foto de Camps brindando con agua desalada e hicimos una ampliación enorme para colocarla detrás de donde yo iba a hacer la rueda de prensa. Lo hicimos para que toda la prensa valenciana viera que lo que yo estaba haciendo no era nada distinto de lo que hacía pocos años había hecho Camps con Elvira Rodríguez.

PREGUNTA: En abril de 2005 intentaron agredirla en Murcia tras participar en una mesa redonda sobre Política y Cultura del Agua para el siglo XXI, organizada por la Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. La Policía tuvo que sacarla en volandas entre empujones, gritos, insultos y peticiones de dimisión. A su jefe de gabinete le dieron con un palo en la cabeza. Hubo patadas a los tobillos. La llamaron “mentirosa”. ¿Cómo recuerda todo aquello?

RESPUESTA: Aquello fue un escrache. Y al entonces Delegado del Gobierno en Murcia, que en paz descanse, estuvo a punto de darle un infarto del susto. Me cogió por la cintura para meterme en el coche porque la gente estaba muy violenta. Yo aquello lo lamenté profundamente porque pienso que mucha gente estaba allí engañada. Se les había dicho que yo les había robado el agua del Ebro pese a ser una obra que no había recibido el visto bueno de la Unión Europea para recibir fondos. Esa obra no la quería Europa y prueba de ello es que cuando gobernó Rajoy no se volvió a plantear. Europa sí que dio dinero a nuestro Programa Agua, pero la gente estaba engañada pensando que yo les robaba el agua. Y en una sociedad tan sensible al agua como la murciana, no era extraño. Sin embargo, en una reunión con los regantes de Lorca donde habíamos hecho una actuación muy potente de modernización de regadíos, ya terminando la legislatura y cerca de las elecciones de 2008, uno de esos regantes que al principio me había acogido con uñas me dijo «yo quiero que usted siga siendo ministra gobierne quien gobierne».

PREGUNTA: Entre la turba encolerizada que los agentes de Policía tuvo que repeler con escudos, había diputados y altos cargos del PP de la Región de Murcia calentando los ánimos de los regantes. ¿Alguna vez desde el Partido Popular de la Región de Murcia le han pedido disculpas?

RESPUESTA: La actitud del Gobierno de Valcárcel no llegó a los extremos de Camps, quizá porque no era necesario. En Murcia era más fácil que cundiera el odio hacia mí sin necesidad de amenazarles. Fue menos agresivo formalmente conmigo. Y dicho eso. No, nadie me ha pedido disculpas nunca ni yo las voy a exigir. Creo que a quienes tienen que pedir disculpas desde el Partido Popular de la Región de Murcia es a los muchos regantes a los que engañaron diciéndoles que habría «agua gratis para todos en poco tiempo del Ebro» y que tenían los fondos europeos para ello cuando todo era una sarta de mentiras. Y claro yo llegaba allí y lo que me encontraba era un odio feroz. En Valencia me tiraron bolsas de sal a la cara en la Plaza de la Diputación.

PREGUNTA: Protestaban por una enmienda del grupo socialista a la Ley del PHN relativa al trasvase Tajo-Segura que les parecía confusa. Decían que usted tenía un pacto oculto con el presidente de Castilla La Mancha, José María Barreda, para cerrar el trasvase del Tajo. Temían el cierre del acueducto. Siempre han temido el cierre del trasvase del Tajo que no se ha producido, que sigue enviando agua. ¿Tan vulnerables a la manipulación son los regantes?

RESPUESTA: Desgraciadamente son bastante vulnerables a la manipulación. La única vez que no se ha trasvasado agua a la cuenca del Segura fue con el Gobierno de Rajoy y la ministra Tejerina que hubo 11 meses que no bajó una sola gota de agua por el Trasvase Tajo Segura. Y no recuerdo que hubiese manifestaciones de los regantes frente al Ministerio de Medio Ambiente. Las facultades de ciencia política deberían estudiar cómo se ha engañado a tanta gente durante tanto tiempo en relación al agua.

PREGUNTA: ¿Y se la sigue engañando habiendo tanta información?

RESPUESTA: Se la sigue engañando, pese a lo cual, las cosas van avanzando. Yo estoy muy satisfecha con cómo el actual equipo del Ministerio de Transición Ecológica tiene planteada la conexión entre desaladoras, la instalación de energía fotovoltaica para reducir el precio del agua, volvemos a contar con fondos europeos…Y se pueden hacer muchas cosas para garantizar agua de calidad en la Región de Murcia que se va a ver muy afectada por el calentamiento global que niega VOX y casi niega el PP.

PREGUNTA: El cambio climático está imponiendo la nueva cultura del agua porque cada vez llueve menos y hay menos recursos disponibles mientras las derechas, VOX y PP, niegan las evidencias científicas. ¿Qué les diría?

RESPUESTA: Yo les pediría que miren lo qué está pasando en los campos. Muchos agricultores creían que lo del cambio climático era una broma y ahora ven cómo el aumento de la temperatura y la falta de lluvia están afectando muy profundamente a la mayoría de los cultivos en España.

PREGUNTA: ¿Cree que la Región de Murcia sigue siendo un territorio de «aguatenientes»?

RESPUESTA: Por lo que yo sé, es una región en la que se está concentrando el poder cada vez en menos manos. Y eso empeora la cosas, lo empeora todo.

PREGUNTA: No solo vino a Murcia hace 18 años a hablar de la nueva cultura del agua, meses antes había ordenado revisar concesiones y usos del agua. Habló del «mercado negro» del agua en la Región de Murcia y de los «aguatenientes» que mercadeaban con ella. Imagino que aquello levantaría ampollas ¿no?

RESPUESTA: Sí que levantó ampollas. Y debo decir que cuando comenzó mi mandato, todavía la mitad de las hectáreas regables en la Región de Murcia lo hacían a cielo abierto. Convivían regadíos muy modernos con regadíos nada eficientes como los de Lorca. Cuando fui a verlos lo hice rodeada de regantes que me chillaban. Mi jefe de gabinete, que ya falleció, resoplaba cada vez que le decía que íbamos a la Región de Murcia. Lo pasó mal. Pero era necesario porque teníamos que explicar todo lo que estábamos haciendo y generar algún tipo proximidad con algún sector.

PREGUNTA: ¿Por qué el «Agua para todos» del PP se sigue imponiendo al «Agua para siempre» del PSOE? ¿Es un problema de comunicación?

RESPUESTA: Como ha pasado con el Mar Menor, la gente se da cuenta de las cosas cuando ya es muy tarde. Y yo creo que las sequías se notan más que hace 18 años. Por otra parte, es verdad que cuando ahora voy a Murcia recibo mucho cariño de mucha gente y me dicen «¡Menos mal que puso en marcha las desaladoras porque llueve muy poco!». Yo creo que hay un proceso de comprensión, pero también es tremendo el victimismo entorno al agua de un lado y del otro y eso complica mucho las cosas. Yo tenía trifulcas con Barreda en Castilla la Mancha y con Valcárcel en la Región de Murcia.

PREGUNTA: ¿Cree que alguna vez se alcanzará un Pacto del Agua en España entre los dos grandes partidos?

RESPUESTA: Ojalá, pero cuando oigo a Feijóo hablar de fundamentalismo climático, el pacto del agua vuelve a ser un pacto para conectar todos los ríos de España en la creencia de que en unos sobra y en otros falta. Y eso, desde el punto de vista científico, es una barbaridad. Los ríos, además, deben llegar a mar porque cumplen una función. Me preocupa mucho la batalla cultural que está ganando VOX en muchas partes de España; y eso nos obliga a incrementar la pedagogía y las actuaciones que hagan a la gente contemplar el tema del agua de otra manera. Por otra parte, el único posible “Pacto del agua” es aquel que garantice el cumplimiento de las normas europeas.

PREGUNTA: ¿La sequía se soluciona construyendo presas y pantanos como propone Feijóo?

RESPUESTA: Respondo con lo que dice el relator para temas de agua de Naciones Unidas, Pedro Arroyo, con mucha gracia y es que «construir pantanos cuando no llueve es como darle a un pobre un monedero vacío»

PREGUNTA: En relación al Mar Menor ¿qué le parece la política de confrontación en la que está instalado el Gobierno de López Miras?

RESPUESTA: Creo que se está equivocando y que debería copiar a su compañero Moreno Bonilla de Andalucía, es mejor estar a buenas con el ministerio. Yo le veo muy enrocao. Yo confío en que la gente que luego vota, la gente que genera opinión vaya dándose cuenta de que muchas cosas no son capricho de los ecologistas y que las cosas son como son. El envenenamiento del acuífero del Campo de Cartagena es de una gravedad espantosa. Y eso hace que las lechugas de Cartagena se rechacen en los grandes supermercados europeos. No habrá recuperación económica hasta que no haya recuperación ambiental porque la contaminación afecta al buen prestigio de nuestros productos agrícolas, ahuyenta a los turistas. Es que lo ambiental es la vida misma».

Más agua del Tajo con Sánchez que con Rajoy

Durante el Gobierno socialista de Pedro Sánchez ha llegado más agua del Tajo que durante el Gobierno de Rajoy. Entre octubre de 2013 y octubre de 2018 (cinco años) se trasvasaron un total de 1.269 hm3 a la cuenca del Segura, mientras que entre octubre de 2018 y septiembre de 2023 se han trasvasado 1.377 hm3. El balance hídrico es positivo a favor del actual gobierno de España en 108 hm3.

Solo el 0,5 por ciento del agua presente en la Tierra es agua dulce, utilizable y disponible, y el cambio climático está afectando peligrosamente ese suministro. En los últimos veinte años, el almacenamiento de agua terrestre, incluyendo la humedad del suelo, la nieve y el hielo, ha disminuido a un ritmo de 1 cm por año, con consecuencias importantes para la seguridad del agua.

Según World Reocurces Institute (WRI), España será uno de los países que en el horizonte de 2040 tendrá problemas de suministro de agua potable. España, el 28º país más amenazado por escasez de agua del planeta.

La cultura del agravio

No obstante, el Gobierno de López Miras, ignorando las evidencias científicas, sigue mirando con desprecio el agua desalada y señalando al Tajo como solución. E insiste en pedir nuevos trasvases de agua entre cuencas para paliar un déficit hídrico estimado de 400hm3 en la cuenca del Segura en 2027.

Su estrategia política pasa por seguir cultivando el agravio y sembrando desazón e inquietud entre la población a cuenta del agua, consciente de que eso le reporta muchos votos. Le basta con portar pancartas, fletar autobuses para manifestaciones en Madrid y desangrar las arcas regionales con la desaladora de Escombreras made in Valcárcel-PP. La desaladora que no produce agua y que acabará costando más de 710 millones de euros de dinero público.

De no ser por las desaladoras, en este momento los regantes del acueducto Tajo-Segura estarían sufriendo restricciones del 50%, también habría cortes de suministro de agua potable. La cuenca del Segura está en situación de «alerta» y se encamina a una situación de «sequía extraordinaria» porque no llueve.

Vivir cerca de la costa y disponer de desaladoras que produzcan agua serán factores diferenciales de supervivencia en territorios áridos como la Región de Murcia sometidos a un gran estrés hídrico debido a la agricultura y ganadería intensivas que, como alertan numerosos estudios científicos, están contribuyendo al agotamiento de los recursos hídricos y la pérdida de biodiversidad.

Es el cambio climático el que está imponiendo la nueva cultura del agua dado que las sequías se agravan y cada vez hay menos recursos en toda España. Será la climatología la única responsable del cierre el acueducto del Tajo. Y pese a ello, las derechas hablan de fanatismo climático, niegan las evidencias científicas, prometen pantanos que no saben como llenar y cuestionan incluso las advertencias de la ONU que sitúa el agua en el centro de la crisis climática en una estrategia suicida y cortoplacista.

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos