RRNews

Noticias

Ven y lo entenderás: PIMIENTOS

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

El 26 de agosto de 2021, en el marco de las labores de investigación que la Guardia Civil venía ejerciendo sobre las mercantiles RODAR y RETOÑO por vertido y eliminación incontrolada de residuos líquidos de forma reiterada, los agentes se desplazaron hasta la pedanía murciana de Valladolises donde supuestamente tienen las oficinas y una nave industrial con taller mecánico de mantenimiento de vehículos. 

Y observaron desde el exterior que dentro de recinto, de unos 6000 m2 y vallado perimetralmente con reja metálica,  se estaba  procediendo a la descarga de mercancía desde un contenedor marítimo trasportado sobre un camión. Vieron trabajos de descarga de varios cientos de sacos de plásticos de color blanco de entre 25 y 30 kg de peso cada uno.

 

Al tratarse de unas instalaciones evidentemente dedicadas únicamente a oficinas y aparcamiento de vehículos, los agentes rápidamente sospecharon que podían estar utilizando esas instalaciones como Centro de Transferencia y/o gestión de Residuos «pudiendo no estar autorizado para ello».

Decidieron entrar y comprobaron que en el lugar se encontraban dos funcionarios de la Agencia Tributaria supervisando estos trabajos de descarga al tratarse, según dijeron, de un transporte precintado doblemente tanto por la Agencia Tributaria como por Sanidad Exterior para su destrucción.

Una vez finalizadas tanto las labores de descarga como de expedición de certificados por parte de los funcionarios de la Agencia Tributaria abandonaron el lugar. Comprobaron entones el perfecto estado de los sacos que no habían sufrido daño alguno, por lo que su estado seguía siendo óptimo para comercialización.

En vista de la gravedad de los hechos, los agentes de la Guardia Civil levantaron acta de constatación al objeto de verificar si estas instalaciones se encontraban autorizadas para realizar las operaciones de gestión de residuos citadas y, sobre todo, para realizar labores de eliminación de residuos. Y requirieron certificado de destrucción de la partida en planta autorizada dado que esas instalaciones de Valladolises carecen de maquinaria y autorización administrativa para ello.

En ese momento entró en escena  F.J.G.B en calidad de NEGOCIADOR de los residuos y Gerente de BIODIGESTA S.L. con razón social en C/ Meléndez Valdés nº 3 sótano D, 28015 Madrid. Interpelado por los agentes les manifestó que se había procedido a la descarga de la mercancía en ese lugar “por la falta de personal por parte del gestor RODAR, y al tener la documentación de aduanas ya preparada, se ha optado por realizar la descarga en este lugar, para posteriormente trasladarla hasta una planta de tratamiento de GV Ecogest, donde nuevamente se dará aviso a los agentes de aduanas para que constaten nuevamente la destrucción”.

Los agentes comprobaron el documento del Control del Transporte de Mercancías por Carretera aportado por el gerente de BIODIGESTA S.L.  y pudieron comprobar que la descarga NO se había realizado en el lugar declarado inicialmente (Finca Lo Duro de Torre Pacheco), que no se había completado su destrucción por incineración porque las instalaciones carecían de sistema de destrucción de la partida de pimientos.

Ante la duda generada sobre la ubicación de la mercantil RODAR, la Guardia Civil consultó entonces las páginas de internet donde Transportes RODAR se publicita y encontraron hasta cinco direcciones diferentes. «Ante esta variedad de direcciones (notificación, sede, razón social, etc..), es fácil confundir una dirección con otra. Este hecho es el que aprovecha A.G.B como gerente de RODAR para lograr confundir a la administración, consiguiendo la descarga de la partida en lugar no autorizado y, mediante la colaboración de los Agentes de Aduanas, romper la trazabilidad del residuo simulando su destrucción».

«La intención de la organización nunca fue la destrucción de la partida de pimientos y mucho menos su incineración» concluye la Benemérita. «Mediante el propio  certificado de destrucción se demuestra que NO se destruye la partida mediante incineración y que el certificado de destrucción expedido es FALSO».

Los agentes comprobaron que la DILIGENCIA DE DESTRUCCIÓN DE MERCANCÍA de la propia Unidad de Vigilancia Aduanera de Cartagena dice textualmente: “en cumplimiento de lo ordenado por el Jefe Regional de Vigilancia Aduanera en Murcia, se personan en Autovía Murcia-Cartagena km. 422 CP30154 de Valladolises (Murcia), donde se encuentran las instalaciones de la sociedad RODAR TRANSPORTES Y GESTIÓN DE RESIDUOS S.L. (planta de transformación autorizada para la eliminación de mercancías), al objeto de dar cumplimiento a lo acordado por la Aduana de Valencia que es la que autoriza la Destrucción de una partida de 17.077 kg de pimientos chiles y que han sido transportadas hasta la empresa de transformaciones desde Valencia…»

La Guardia Civil ha constar en su informe remitido al juez que en la diligencia de la Unidad de Vigilancia Aduanera se certifica de forma falsa, que la mercantil RODAR TRANSPORTES Y GESTIÓN DE RESIDUOS S.L. se encuentra autorizada en ese lugar para realizar labores de gestión de residuos, cuando realmente la autorización de actividad que ha aportado es una simple y mera Declaración Responsable, para, y cito textualmente “Oficina de logística de abonos y servicios agrícolas”.

En la citada Declaración Responsable señala expresamente “no estar sujeto a presentar comunicación previa al inicio de la actividad de producción y gestión de residuos”. Por lo que las instalaciones no sólo NO se encontraban autorizadas para la gestión de residuos, sino que el administrador de la mercantil había declarado expresamente que no iba a realizar trabajos de gestión de residuos.

«Entendemos que, no siendo el lugar designado por Agencia Tributaria para la destrucción de los residuos. No existiendo medios técnicos de ningún tipo para ello y no siendo unas instalaciones autorizadas. La forma de actuar de los Agentes de la Agencia Tributaría, si no existiera un interés propio, debería haber sido la de no permitir ni la rotura de precintos, ni la descarga de la partida en ese lugar, y mucho menos certificar documentalmente la destrucción de la mercancía» dice la Guardia Civil.

Pero hay más. Ante los requerimientos de la Guardia Civil un tercer actor entra en escena. Se trata de F.G.P,  como representante y administrador de la mercantil GV ECOGEST que aporta un certificado de la destrucción de 17.077 kg. de pimientos Chile, pero no se aporta, porque no existe, nueva Diligencia de Destrucción por parte de los funcionarios de la Agencia Tributaria, en la que se acrediten de forma presencial los trabajos de nueva carga de la partida desde las instalaciones donde se descargó en Valladolises hasta ECOGEST donde supuestamente fue destruida.

«Al Tratarse de un pimentón con una alta calidad entre 180 y 200 ASTAS (ausencia de manchas, color, fisuras, podridos, etc..). Su valor en el marcado podría superar ampliamente los 2 euros /kg (17.077 kg x 2Euros/kg = 34.154 Euros de valor estimados de la partida). Se sospecha que el residuo como tal, pueda ser desviado de la destrucción, y por ende, introducido en la cadena alimentaria» subraya la Guardia Civil en su informe. Es decir que nos encontramos ante presunta INTRODUCCIÓN EN LA CADENA ALIMENTARIA, DE LA PARTIDA DE 17.077 kg DE PIMIENTOS DE CHILE BASADA EN FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTOS.

Así lo resume la Guardia Civil:  «Un producto alimentario (pimientos chile) es destinado a destrucción por incineración por parte de Agencia Tributaria y Servicio de Sanidad Exterior, en contenedor precintado por ambas administraciones. Gracias a la confusión planificada y generada expresamente para ello, con los distintos domicilios de la Mercantil RODAR Transportes y Gestión de Residuos S.L., éste consigue, que el destino de la mercancía se realice en un lugar NO autorizado para la destrucción de los residuos. Con la expedición de la Diligencia de Destrucción de la mercancía realizada por los funcionarios de la propia Agencia Tributaria, se consigue el desprecinto del contenedor, la descarga de la mercancía en lugar no autorizado, romper la trazabilidad de la partida y certificación de una destrucción que no se produjo. Nuestra intervención hace que sea necesaria la expedición de un certificado de destrucción, por lo que, los dirigentes y responsables de la gestión de los residuos (tanto A. G. como Gestor de residuos por parte de RODAR, como F. J. G. B., como NEGOCIADOR de los residuos por parte de BIODIGESTA), se dirigen a GV Ecogest S.L. como centro de eliminación (pero no incineración) consiguiendo un certificado que, de forma intencionadamente FALSA, acredita que la mercancía ha entrado en las instalaciones y se han destruido. Este certificado además acredita ante la Agencia tributaria y Sanidad exterior, que la descarga se realizó directamente en la planta de eliminación. Todo ello sin que nadie se preocupe de comprobar que realmente se ha procedido a la destrucción de la partida».

A pesar de las gestiones practicadas, los agentes de la Guardia Civil no han podido localizar el destino real que se pudo dar a esa partida de pimientos de Chile, cuyo destino final era, como se ha dicho, la eliminación por incineración para evitar su introducción en la cadena alimentaria

«Como destino más probable, podría haberse introducido nuevamente en la cadena alimentaria a través de fábricas de producción de pimentón alimentario para condimento, dado el alto valor económico que alcanzaría la partida (entorno a 1,70 Euros kg estimados). Como destino menos probable sería su uso para producción de compost en el recinto que RODAR gestiona en Valladolises, puesto que la partida no figura en los registro de entrada en GV ECOGEST. Sin embargo, carecería de sentido realizar todo el entramado de falsificaciones documentales, para proceder a su destrucción mediante el compostaje, que no aportaría beneficio económico alguno a los integrantes del grupo salvo la venta al peso como fertilizante agrícola·.

Para la Guardia Civil se trata de un un grupo que se había organizado para la apropiación de una partida de pimientos de chile destinados a destrucción: «la Mercantil RODAR actúa como figura principal y líder indiscutible en la estructura del grupo. Aporta la logística simulando ser gestor autorizado para la destrucción de la mercancía y aporta las instalaciones para ello  F.J.G.B  negociador de residuos, eslabón y enlace con la administración, se adjudica los residuos ante Agencia Tributaria y Sanidad Exterior falsificando datos necesario (gestor autorizado, lugar de descarga, etc..), realiza la logística desde el transporte, tratamiento y expedición de certificados falsos dando apariencia de una correcta gestión. La Unidad de Vigilancia Aduanera  es colaborador necesario para romper la trazabilidad de la partida desprecintándola, no asegurándose de su destrucción, aseguran que el lugar de descarga se encuentra autorizado para ello. Expiden el certificado de destrucción falso. No realizan gestiones posteriores para comprobar la destrucción real de la partida.  F.G.P, gerente de GV ECOGEST S.L expide un certificado Falso de destrucción de la partida afirmando además, que la descarga se realizó directamente en sus instalaciones para justificación ante la Agencia Tributaria y Sanidad Exterior».

¿Solo pimientos de chile? ¿Con cuántos otros productos alimentarios que deberían haber sido destruidos han operado de igual forma? ¿Hasta dónde llega la trama?¿Se limita a la Región de Murcia o traspasa fronteras regionales?

La investigación policial evidencia que los residuos de  grandes empresas de la Región como BUNGE, Golosinas FINI, Eurogranizados, MASOL… acaban siendo vertidos al medio natural o utilizados para compost  o pienso para animales sin tratamiento alguno. 

La Guarda Civil se muestra convencida, en función de los hechos descubiertos, que nos encontramos ante un posible grupo criminal organizado con funciones bien definidas:

1- RODAR y RETOÑO, regentadas por A.G.B «actúa como figura principal y líder indiscutible en la estructura del grupo y hace que éste permanezca unido con el reparto de beneficios. Proporciona toda la logística necesaria simulando ser gestor autorizado para la destrucción de los residuos, aporta la maquinaria de transporte (a través de RETOÑO) y las instalaciones (a través de RODAR). Coordina las labores de vertido así como los lugares donde hacerlo. Planifica la logística documental falsa y mantiene los registros para acreditar ante la administración la adecuada trazabilidad de los residuos ocultando que han sido vertidos, ahorrándose así los costes de gestión (entrega a plantas de tratamiento). Gestiona la planta de compostaje utilizándola como lugar de eliminación de residuos tanto de aguas de procesos (embalse de riego para humedecer los acopios de compost), como de lodos de depuradora (mezclados con el compost). Una vez facturados los trabajos a CESPA o a BIODIGESTA, se encarga de repartir los beneficios entre los miembros de la organización».

2-CESPA Gestor y Negociador de residuos. «Se encarga de contratar trabajos de gestión de residuos con las distintas empresas productoras a nivel estatal (que se conozca Murcia, Valencia, Madrid, Cataluña, Galicia, etc…). Una vez cobrados los servicios realizados por RODAR y RETOÑO a las empresas productoras de los residuos, se los abona a estas sin revisar los servicios prestados. Aporta a la organización estabilidad económica, continuidad en la retirada de residuos y credibilidad empresarial. Al ser un profesional de la gestión de los residuos de los mayores a nivel nacional, resultaría difícil de creer que desconociera que RODAR, para poder realizar actividades de gestión de residuos, como requisito indispensable exigido en las prescripciones técnicas de la autorización de gestor, dictada por Dirección General de Calidad Ambiental, tuviese que aportar la Licencia de Actividad de la que carece, por lo que NO PUEDE REALIZAR TRABAJOS DE GESTIÓN DE RESIDUOS.

CESPA también ha de ser conocedor por necesidad, de que RODAR CARECE DE INSTALACIONES Y MAQUINARIA mínimas necesarias para realiza el tratamiento y operaciones de gestión de estos residuos. Así, al permitir que RODAR expida los certificados de gestión de residuos en la finca “Lo Duro” (oficinas) y a su propio nombre, consiente los hechos y participa de forma activa en la falsificación de documentos públicos. Además, se permite la licencia de expedir certificados sobre la correcta gestión de los residuos conforme a la normativa en vigor. Dando así cobertura legal, documental y apariencia de veracidad tanto a la eliminación por vertido de los residuos como a la falsificación de documentos públicos de forma constante y sostenida en el tiempo. Siendo el gestor adjudicatario de los residuos, permite por omisión a RODAR la eliminación de éstos sin prestar atención al cómo, no se asegura del correcto tratamiento de los residuos»

3- P.M.T es el mismo conductor del camión y autor material de los vertidos interceptados por la Guardia Civil.  «Integrante fundamental que participa activa y directamente en la eliminación de los residuos mediante el vertido directo al medio natural. Sobradamente conoce la situación ilícita de los vertidos directos y a pesar de haber sido sorprendido en dos ocasiones realizándolos, continua formando parte de la estructura del GRUPO ORGANIZADO».

4- Unidad de Vigilancia Aduanera de Cartagena. «Al romper los precintos de la Agencia Tributaria y Sanidad Exterior del contenedor de transporte y permitir la descarga sin garantizar la destrucción de la partida in situ, además expidiendo la Diligencia de Destrucción del pimiento de chile. Son los cooperadores necesarios para romper la trazabilidad de la partida, dejándola en manos de un simple certificado de destrucción que no verifican. Dando soporte de veracidad a todo el proceso y afirmando en el documento expedido, que Rodar es un GestorAutorizado de Residuos y el lugar se encuentra habilitado para la destrucción. Dando así la cobertura legal necesaria y apariencia de normalidad durante el proceso».

5- F.J.G. B en Calidad de NEGOCIADOR de los residuos y Gerente de BIODIGESTA S.L. «Su implicación es la de negociar con distintos productores (en este caso la administración pública de Agencia Tributaria y Sanidad Exterior), la adjudicación de los residuos para su destrucción (en este caso pimientos de chile). Garantiza que los procesos de gestión (carga, transporte, destrucción, etc…) se realiza siguiendo las prescripciones dictadas por la propia Agencia Tributaria y demás normas establecidas. Sin embargo, igual que en el caso de CESPA, siendo un profesional del sector, a sabiendas de que el gestor RODAR Carece de autorización administrativa para ello. Realiza la descarga, que no la destrucción, en lugar no autorizado (oficinas de RODAR), rompiendo así la trazabilidad del residuo y abriendo la posibilidad de su reintroducción nuevamente en la cadena alimentaria. Además no se asegura de que la eliminación de los residuos sea mediante incineración conforme a lo dictado por sanidad, sino que permite que se destruya mediante el compostaje (que posteriormente será utilizado en explotaciones agrícolas como fertilizante). Es el eslabón de unión de la organización con la Agencia Tributaria y demás mercantiles con necesidades de eliminación de residuos alimentarios, con lo que aporta estabilidad funcional a la organización. Factura a los clientes y paga a RODAR y RETOÑO por sus servicios con lo que se asegura del reparto de beneficios a los miembros de la organización a través de estos. Unidad de Vigilancia Aduanera de Cartagena».

6-F.G.P como representante y administrador de la mercantil GV ECOGEST S.L (biodigestor y planta de eliminación de residuos vegetales). «Falsifica el certificado de destrucción de los pimientos de Chile dando por finalizado la trazabilidad del mismo. Además acredita con su certificado ante la Agencia Tributaria y Sanidad exterior que tanto la descarga como la destrucción de la partida se ha realizado en sus instalaciones. Perfectamente puede ser una práctica habitual a la hora de certificar la destrucción de residuos alimentarios para su reintroducción en la cadena alimentaria».

Y todo arrancó en 2016 tras una denuncia de los vecinos de Los Martínez del Puerto en la que la mercantil RODAR fue sorprendida realizando vertidos de aguas residuales industriales desde un camión cisterna, directamente en el suelo a modo de riego. Las administraciones ante las que la Guardia Civil interpuso denuncia (Ayuntamiento de Murcia, CARM y CHS) hicieron caso omiso.  «La intervención administrativa en ese momento podría haber evitado que las mercantiles RODAR y RETOÑO alcanzasen el punto en el que se encuentran ahora mismo de GRUPO ORGANIZADO evitando así la ingente cantidad de toneladas de residuos que se han sido vertidos en este periodo de tiempo».

La inacción administrativa ha permitido que se MANTENGA Y PROLONGUE en el tiempo los hechos de eliminación de residuos mediante el vertido al medio natural por parte de RODAR (varios miles de toneladas) destaca en su informe la Guardia Civil.



Ante la gravedad de los hechos y daños continuos que se están produciendo al medio natural y Mar Menor, en enero de 2022, la Guardia Civil propuso entre otras actuaciones requerir a la Agencia Tributaria para que cuantificaran través de la facturación cruzada entre RODAR, RETOÑO y CESPA, la cantidad defraudada a las mercantiles productoras de residuos, tras la eliminación de sus residuos mediante el vertido directo al medio natural o producción de compost agrícola suplantando ser GESTOR AUTORIZADO DE RESIDUOS. «Indiscutiblemente, el reparto de beneficios de todas estas operaciones ha de realizarse con dinero NO DECLARADO o “B” destaca la Benemérita en su informe.

 

 

Los hechos aquí expuestos, de indudable interés informativo, constan en los cientos de folios de atestados de la Guardia Civil que obran en poder del Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia encargado de investigar el caso. Fraude, falsificación, estafa, delito contra el medio natural…Hechos de extrema gravedad en un territorio maltratado por parte de la Administración regional con competencias en ordenación del territorio, medio ambiente y residuos, CUYA INACCIÓN ES CLAMOROSA. Se trata de «dejar hacer» en aras de «la libertad». Y mientras tanto, colectivos sociales y vecinales abrazando el Mar Menor y advirtiendo del hundimiento de la imagen turística regional por parte de un Gobierno cuya gestión  acaba de ser  ampliamente legitimada en las urnas. La sociedad murciana es consentidora y, por tanto, cómplice.
 
No solo el Mar Menor, toda la Región de Murcia parece haberse convertido en un gran vertedero por cuyas ramblas y tuberías discurren metros cúbicos de codicia, avaricia y corrupción sin que importe a la mayor parte de la ciudadanía. A los hechos me remito. Nos encontramos en un territorio en el que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no dan abasto intentando poner coto a tanta sinvergonzonería empresarial y política. Es lo que hay.
 
 

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos