RRNews

Noticias

Exclusiva

Ven y lo entenderás: LA TRAMA

La Guardia Civil habla de "grupo organizado" y de un supuesto delito de estafa y falsedad documental cometido presuntamente por la empresa CESPA Servicios Urbanos de Murcia y la empresa Transportes RETOÑO. Así consta en el atestado remitido al juez

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

No solo el Mar Menor, toda la Región de Murcia parece haberse convertido en un gran vertedero por cuyas tuberías discurren metros cúbicos de codicia, avaricia y corrupción. A los hechos me remito. Un territorio en el que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no dan abasto intentando poner coto a tanta sinvergonzonería empresarial y política que está aniquilando el medio natural, nuestra tierra.

Al catálogo regional de atentados medioambientales no le falta de nada: robos de agua, contaminación de acuíferos, vertidos incontrolados, roturaciones ilegales de tierras protegidas y empresarios corruptos sin el menor escrúpulo…etc. Un vertedero, en eso se ha convertido la Región de Murcia ante la mirada impasible de una ciudadanía que traga con todo víctima de la incultura, la ignorancia, la desidia, la desinformación, el desinterés, la mala política y el aburrimiento.

Lo que paso a relatarles de manera documentada, dado el interés informativo, es la última aberración con la que se ha topado la PAPRONA de la Guardia Civil de Cartagena y que consiste, presuntamente, en la eliminación ILEGAL de residuos a gran escala. Residuos contaminantes que sin ser tratados son vendidos como subrproducto para alimentación animal, esparcidos como estiércoles de aplicación agrícola en el Campo de Cartagena o vertidos por caminos o explanadas de tierra.

La Guardia Civil habla de «grupo organizado» y de un supuesto delito de estafa y falsedad documental cometido presuntamente por la empresa CESPA Servicios Urbanos de Murcia y la empresa Transportes RETOÑO. Así consta en el atestado remitido al juez el pasado 26 de junio.

El juzgado de Instrucción número 7 de Murcia abrió diligencias por un supuesto delito contra los Recursos Naturales y el Medio Ambiente  dando cumplimiento con lo ordenado en auto de 13 de junio de 2022 emitido por el Juzgado de Instrucción número 5 de San Javier.

Por este motivo, el 14 de junio de 2022, los agentes de la Guardia Civil efectuaron entrada y registro en las instalaciones de las mercantiles RODAR y RETOÑO sitas en la localidad de Valladolises. De la documentación incautada, la Guardia Civil constató que habían retirado residuos, entre otros, de la mercantil BUNGE IBÉRICA situada en el Muelle Espigón Sureste de la dársena de Escombreras (Cartagena) dedicada a la fabricación de aceites vegetales y harinas.  

Los agentes se personaron entonces en la empresa  BUNGE IBÉRICA donde pudieron comprobar  que durante los procesos de producción de harinas y aceites vegetales, se generan entre otros los siguientes residuos:  

  •      Palos (restos de troncos vegetales contenidos entre las semillas procesadas)
  • Harinas de limpieza (residuos de harinas derramadas por los camiones de transportes en las  calles de las instalaciones y que son barridas de forma mecánica).
  • Fangos: lodos procedentes de la depuración de aguas residuales de procesos.
  • Carbón y tierras de filtración: tierras utilizadas  para el filtrado de aguas residuales tratadas   en la EDAR. 

Los agentes comprobaron que todos los residuos de harinas, palos y lodos producidos por la mercantil BUNGE desde julio de 2020 deberían haber tenido como destino la planta de biometanización regentada por la hoy mercantil PREZERO (en aquella fecha CESPA) de Cañada Hermosa. Así consta en los contratos con FERROVIAL aportados por  la empresa BUNGE a los agentes de la autoridad.

Las tierras de filtrado, sin embargo, tenían como destino su compostaje en la planta RODAR situada en paraje Los Navarros de Torre Pacheco según el contrato de tratamiento de residuos materiales inadecuados para el consumo firmado por BUNGE con FERROVIAL en marzo de 2021 pese a que la empresa RODAR, señala la Guardia Civil, «carece tanto de instalaciones como de autorización para la actividad de compostaje».

En vista de que el destino final de los residuos de BUNGE debería haber sido el compostaje y que el gestor final que los debía tratar, debería haber sido la planta de biometanización de Cañada Hermosa, pero habían terminado en RODAR, careciendo esta empresa de instalaciones y autorización para ello, la Guardia Civil decidió entonces investigar el destino final de los residuos siguiendo su trazabilidad.

Los agentes cotejaron  los registros de salida de residuos de la empresa BUNGE con destino a la planta de Cañada Hermosa con los registros de entrada en la citada planta y comprobaron que NO FIGURANBAN registrados como entradas por parte de PREZERO (antes CESPA).

¿Dónde habían terminado esos residuos? ¿Qué uso les había dado RODAR? se preguntaron los agentes de la Guardia Civil.

La Benemérita decidió entonces realizar inspecciones aleatorias por las explotaciones ganaderas próximas al lugar de producción (Campo de Cartagena) para comprobar la posibilidad del uso de esos residuos (PALOS y HARINAS)  como alimento animal o enmienda agrícola.  Su olfato policial les llevó hasta una explotación ganadera de ovino y caprino de La Aljorra donde hallaron «acopio de palillos de soja y polvo blanco en silos». 

El dueño de la granja declaró que procedían  de la empresa BUNGE y que el gestor que se los llevaba es la empresa RODAR, cuyo gerente es A.G.B., aunque no estaba seguro de si la empresa era RODAR O RETOÑO.

¿Qué comprobó la Guardia Civil y así recoge en su informe remitido al juez? Pues que el ganadero ahorraba económicamente en la compra de piensos al utilizar los residuos de BUNGE como alimento animal y los lodos de depuradora para mezcla con estiércoles y aplicación agrícolas. «Eso a pesar de que las HARINAS están contaminadas POR RESIDUOS PROCEDENTES del barrido de calles de la factoría BUNGE y de limpiezas como gasóleos, aceites de motor, partículas de arrastres….que al ser mezcladas con el pienso diario del ganado, hace que los animales lo ingieran sin mayor dificultad».

No obstante, el ganadero declaró en su descargo que utilizaba ese material para la cama del rebaño, pero los agentes de la Guardia Civil  no le creyeron puesto que el almacenamiento en silos evidencia que  el destino de ambos residuos no es para la formación de “cama” para los animales, sino para la alimentación  mediante la mezcla con pienso. “Cuando un material va a ser utilizado para la cama de los animales, este se almacena en acopios y no se le protege de la acción meteorológico con silos”.

Así pues, la Guardia Civil concluye en su informe que los residuos de palos y harinas procedentes de BUNGE cuyo destino debería haber sido la planta de tratamiento de CESPA en Cañada Hermosa (hoy PREZERO) son desviados de su destino y suministrados  por la mercantil RODAR para alimentación animal. «Existe solamente un acuerdo verbal al tratarse de una actividad ilícita entre el ganadero y el gerente de RODAR, Alberto Granero».

Los agentes también constataron que la utilización de estos residuos como alimento animal, a un coste de 20 euros contenedor de 1500 kilos es una práctica RUTINARIA  y MUY RENTABLE desde el punto de vista económico para el ganadero y para la empresa RODAR dado que la granja animal está más cerca, a bastantes menos kilómetros, que la planta de Cañada Hermosa.

Según el atestado de la Guardia Civil, «A.G.B., como gerente  de las empresas RODAR y RETOÑO cobra por parte de CESPA, los costes íntegros del transporte de residuos hasta Cañada Hermosa cuando no se realizan. Ahorra el pago de los costes de tratamiento de residuos (por toneladas) que se abonan a la entrada de la planta de tratamiento. Y por si fuera poco, además cobra del ganadero».

Un negocio redondo y sencillo puesto que los residuos salían de la empresa BUNGE con un simple albarán. «Una vez realizada la entrega de residuos, BUNGE no exigía que se acreditase documentalmente la entrega en Cañada Hermosa de sus residuos y esto facilitaba que el transportista RETOÑO descargase los residuos en cualquier destino distinto al designado». La empresa BUNGE no deja de ser una parte perjudicada e ingenua.

La investigación policial, por tanto, ha acreditado el modus operandi del gerente de las mercantiles RETOÑO y RODAR, y que consiste en la eliminación de los residuos que retira de forma ilegal mediante el riego de caminos, compactación de suelos, riego en procesos de compostaje… 

 

 

 

En resumen, los agentes han comprobado el aparente transporte de los residuos mediante la mercantil RETOÑO, desde la empresa BUNGE (Cartagena) hasta el vertedero de Cañada Hermosa. “Sin embargo, lo que realmente realiza  y ha quedado acreditado, es el traslado de los residuos de palos y harinas, hasta explotaciones ganaderas próximas para su uso en alimentación animal y en el caso de los lodos, hasta el Jimenado para su mezcla con estiércoles y uso como enmienda agrícola, sin tratamiento previo”.

El informe de la Guardia Civil, de 84 páginas, destaca el beneficio que esto genera «para los distintos miembros del grupo organizado».  Y es por eso que el pasado 23 de junio , la Guardia Civil puso en conocimiento de la Agencia Tributaria los hechos descubiertos a los efectos de apertura de expediente de investigación tributaria para la determinación de los beneficios económicos obtenidos, formas de pago y reparto económico entre los distintos escalones de la trama...etc… para poder  concretar si los hechos pudieron ser constitutivos de delitos fiscales y/o contra el fraude por los distintos escalones del Grupo”.

La Guardia Civil también destaca en su informe «el beneficio para la mercantil CESPA SERVICIOS URBANOS de Murcia, en su calidad de “comerciante” que es quien tiene el  contrato de gestión de los residuos de BUNGE y por tanto responsable de su correcta gestión y tratamiento. “CESPA subcontrata a RETOÑO para que realice la retirada y transporte de los residuos desde BUNGE hasta el vertedero de Cañada Hermosa (gestionada a su vez por ellos mismos). Facturan el servicio prestado de gestión de los residuos directamente a BUNGE, a pesar de ser conscientes de que NO HAN TENIDO ENTRADA  en la planta de tratamiento. Y a su vez, abonan a RETOÑO los transportes COMO SI SE HUBIESEN REALIZADO a pesar de que éste los comercializa, de forma ilícita, como subproducto, sin haberlos entregado en la planta de tratamiento de Cañada Hermosa”.

 PERO HAY MÁS

La investigación judicial comenzó antes. En la búsqueda por parte de la Guardia Civil del destino final que la mercantil RODAR estaba dando a los residuos que retira de un buen número de empresas de la Región de Murcia y el origen de las aguas residuales vertidas y los procesos industriales de producción que las originan, los agentes, vía Fiscalía, pidieron en julio de 2021 ayuda a la Agencia Tributaria para que aportase listado de empresas a las que habían facturado las mercantiles RODAR y RETOÑO. «Estos datos son necesarios no sólo a la hora de acreditar que las aguas vertidas son residuos industriales y su procedencia, sino también a los efectos de determinar el alcance de los daños al medio natural que se está produciendo por los vertidos directos de residuos. También se pretende acreditar la gestión de residuos que está haciendo el señor A.G.B. a través de las mercantiles RODAR Y RETOÑO y la implicación de los integrantes del presunto grupo delictivo». Y se toparon, con CESPA.

Las mercantiles RODAR y RETOÑO, solo en 2020, habían facturado a CESPA por importe de casi un millón de euros. 

¿Cuál fue el siguiente paso de la Benemérita? Pues atendiendo a los parámetros de las analíticas de las aguas vertidas, seleccionaron fábricas que, por un lado entregaran sus residuos a FERROVIAL, CESPA o RODAR. Por otro lado, que pudieran producir ese tipo aguas residuales durante los procesos de producción no optas para el vertido en alcantarillado (y por tanto tenían que ser entregadas a un gestor autorizado). Y por último, que carecieran de Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) capaz de adecuar esas aguas de procesos, a los parámetros de vertido al alcantarillado municipal. 

Conviene resaltar en este punto, que los agentes habían sorprendido a RODAR realizando vertidos ilegales  los siguientes días: 14 marzo de 2016, 22 octubre 2020 y 11 junio 2021. Y así es como llegaron, entre otras empresas, a GOLOSINAS FINI de Molina de Segura. Empresa que hasta enero de 2021, que instaló su propia EDAR, entregaba las aguas a un gestor autorizado que se las llevaba en camión cisterna.  

A petición de la Guardia Civil, la mercantil molinense aportó el contrato de tratamiento de residuos, siendo el Operador CESPA GR, SA, y el Gestor RODAR Transporte y Gestión de Residuos S.L. Y comprobaron que el 22 de octubre de 2020, fecha en la que RODAR fue sorprendida por la Guardia Civil utilizando las aguas residuales para compactación de suelos, habían retirado de Golosinas FINI 163.540 kilos de residuos.

El informe de la Guardia Civil destaca que para acreditar la buena fé con la que Golosinas FINI ha realizado la gestión de sus aguas residuales de procesos, solicitó a CESPA, su gestor residuos, un certificado de gestión que obra en poder del juez y que dice textualmente: «la empresa CESPA G.R., S.A., con domicilio social en la calle Principal de Vergara, nº 135 de la ciudad de Madrid, y CIF A-59202861; con número de autorización T-066, para el transporte de Residuos Peligroso y no Peligroso; durante el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2019 y el 31 de octubre de 2021, ha realizado los servicios de recogida FINI GOLOSINAS ESPAÑA, S.L.; habiendo retirado de las instalaciones de Ctra. de Madrid km 380, y transportado hasta plantas de gestión de residuos autorizados por la Consejería de Medio Ambiente para la debida gestión de los siguientes residuos».  

Para la Guardia Civil, así se desprende del informe remitido al juez, ha quedado demostrado que «tanto el certificado expedido por CESPA, como los documentos de identificación de residuos expedidos por RODAR son FALSOS».  Los agentes calculan que  el 22 de octubre de 2020 vertieron 2613,95 tn de residuos (más de una piscina olímpica) y que el coste abonado por ello ascendería a 50.064,3 euros. Y eso que solo han analizado y comprobado albaranes de 20 días, entre el 8 y el 20 de octubre de 2020.

«Sorprende además la cantidad de toneladas diarias de aguas residuales procedentes de una única empresa, que es capaz de verter al medio natural RODAR. Si consultamos la Relación de Operaciones con Terceras personas aportada por la Agencia Tributaria y Relación de facturas pagadas por FINI GOLOSINAS podríamos hacernos una idea de las cantidades desorbitadas de toneladas diarias de residuos en conjunto, procedentes de las empresas productoras a las que RODAR retira las aguas residuales y puede estar vertiendo».

                                                           

¿Y LA ADMINISTRACIÓN REGIONAL?

Pues los hechos que la investigación policial está revelando, vuelven a demostrar el descontrol existente, la ausencia de inspección por parte del Gobierno regional.

Supuestamente, los residuos retirados de Golosinas Fini eran trasladados a las instalaciones  del gestor RODAR en el paraje “LO DURO” de Roldán «cuando no sólo carecen de autorizaciones administrativas para ello (autorización de Gestor de residuos y licencia de Actividad), sino que en las instalaciones no existen ni medios ni maquinaria alguna para realizar tales operaciones (como acreditó esta patrulla en Auto Judicial de entrada y Registro de Fecha 13 de junio de 2022».  «Lo que realmente se está haciendo es proceder al vertido indiscriminado de los residuos».

 

¿Y dónde están vertiendo los residuos contaminantes? ¿Cuáles son los daños causados al medio natural tras el vertido de residuos industriales? Pues según informe de la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente de la Guardia Civil (UCOMA):

 “Los vertidos se están realizando en suelos de permeabilidad media del campo de Cartagena sobre el acuífero del mismo nombre, con conexión hidráulica en el Mar Menor y Mar Mediterráneo. Ha sido declarado “zona de riesgo de no alcanzar el buen estado cuantitativo y químico. Se establece una zonificación para la aplicación de medidas cautelares relativo a los usos y actividades permitidas, localizándose la parcela objeto de investigación en la zona A2 con limitaciones relativas a la fertilización. Además está catalogada como zona vulnerable a la contaminación por nitritos en estas zonas se establecen criterios técnicos para prevención al objeto de evitar los daños por vertido y el arrastre de nutrientes que puedan producir afecciones en el Mar Menor. La disolución vertida en la parcela tiene una elevada carga contaminante.

En el caso del vertido identificado el día 22 de octubre de 2020 sobre una parcela perteneciente a la pedanía de Gea y Truyols, la PAPRONA de Cartagena localiza el posible origen en la empresa “FINI Golosinas S.LU.”. En el documento de identificación se detalla que, el citado día, fueron retirados 23.980 litros de aguas de proceso con identificación código LER 020304. Se considera como volumen vertido los 23.980 litros de aguas recogidas según el albarán aportado en la documentación. Atendiendo al modelo de Grimaz et alt, para este caso, la cantidad de suelo contaminada es de 3.071,62 toneladas afectadas.

El coste asociado a las tareas de restauración del terreno, en 287.854,66 euros Se hace necesario matizar que los daños ocasionados corresponderían únicamente al vertido de la cisterna sorprendida. Pero realmente se vertieron SIETE cisternas con capacidad similar según el registro de salida aportado por GOLOSINAS FINI».

VERTIDOS Y DENUNCIAS DESDE 2016

La mercantil RODAR es un viejo conocido de la Guardia Civil. Resulta que con fecha 28/01/2016, la PAPRONA de la Guardia Civil recibió denuncia de la Asociación de Vecinos de Los Martínez del Puerto por “vertidos de líquidos en una explanada cercana, tanto dentro como fuera de los caminos y que este hecho provocaba  un fortísimo olor y que con viento favorable llegaba con intensidad a las viviendas». Al realizar la correspondiente inspección ocular del lugar, se sorprendió a un camión  realizado labores de vertido de la carga que transportaba, desde la propia cuba  a una explanada sin cultivo alguno».

Según consta en los informes de la Guardia Civil, el conductor manifestó que estaba procediendo al riego de la finca para su compactado posterior (misma forma de proceder que la actual). El cargador de la cisterna era la empresa RODAR y el  transportista era TRANSPORTES RETOÑO, ambas con domicilio en Torre Pacheco.

Pues de todos estos hechos, con fecha 25/03/2016 la Guardia Civil formuló las correspondientes denuncias Administrativas ante el alcalde de Murcia, ante el Consejero de Agricultura y Medio Ambiente y ante el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura. Pues «hasta la fecha NO existe constancia de apertura, estado ni resolución de los expedientes citados por parte de las administraciones aludidas, estos hechos han sido puestos en conocimiento de la Autoridad Judicial que entiende del asunto».

 DENUNCIADO TAMBIÉN POR CONSTRUIR SIN LICENCIA

Por si faltaba algo, los agentes se personaron en la Planta de Compostaje sita en el paraje Los Navarros de Torre Pacheco de Murcia propiedad de A.G.B. donde comprobaron la construcción de una planta de compostaje mucho más grande de la autorizada por el Ayuntamiento de Torre Pacheco. En el certificado de final de obra, el propio técnico municipal hace constar lo siguiente: «estudiada la documentación, resulta que la superficie total de la parcela es diferente a la encontrada al elaborar el tiro de cuerdas en situación real y levantar el plano topográfico, lo que ha supuesto que aumentase los m2 de superficie de la actividad hasta alcanzar los a 12.130 m2 cuando las parcelas 72 y 73 del mismo polígono disponían únicamente de una licencia de vallado».

Los Guardias Civiles comprobaron tras una inspección  que la planta de compostaje no abarca solo la parcela 74 polígono 2 de Torre-Pacheco, sino que abarca también las parcelas 71, 72 y 73 del mismo polígono y, por lo tanto, la superficie total de la actividad no sería de 12.130 m2 correspondiente a la parcela 74 inicialmente, proyectada sino de 38.331 m2 (parcelas 71+72+73+74=38.331m2). Y comprobaron también que la balsa de lixiviados  que se proyectó
inicialmente era de 3.175,75 m3m, pero la ejecutada finalmente tiene una dimensión de 11.162,2 m3, 7,2 veces por encima del volumen mínimo calculado en el proyecto con la norma UNE, cuando la planta de compostaje es de 3431m2. El gerente y dueño, A.G.B, alegó que «había  decidido hacerla más grande, para dotarla de mayor seguridad para la evacuación de líquidos en caso de fuertes lluvias».

Para los agentes de la Guardia Civil, y así consta en sus informes «el sobredimensionado de la balsa, no es únicamente para la captación de lixiviados, sino que también es para el acopio de  las aguas residuales de procesos industriales retiradas por RODAR, forma de proceder hasta la fecha simulando ser Gestor Autorizado para ello, para posteriormente ser vertidas para su eliminación en los acopios de compost. Hecho este no contemplado en el proyecto inicial». ¿Qué piensa hacer al respecto el Ayuntamiento de Torre Pacheco? ¿Y la Comunidad Autónoma?

Durante la inspección, uno de los Guardias Civiles procedió a arrastrarse bajo la cubierta de la balsa, lanzó un cubo atado con una cuerda, recogió un cubo de líquido de la balsa para su posterior análisis dado que la empresa se negó a facilitarles la toma de muestras con la excusa de que faltaba un tractor.

«Cuando estaba finalizando la inspección, se personó en el lugar A.G.B., propietario de las instalaciones, quien manifestó que además de no tener un tractor disponible, no había sido posible facilitar la extracción de líquido de la balsa con la bomba porque aún no se encontraba finalizada su instalación eléctrica. Además, manifestó que habían vertido aguas residuales en la balsa de recogida de aguas pluviales y lixiviados, y que pensaba seguir haciéndolo porque consideraba que estaba autorizado para ello» subraya el informe. La inspección se realizó en junio de 2022.

BUNGE y Golosinas FINI son solo dos de las empresas perjudicadas y personadas en el procedimiento judicial. Hay más, muchas más.  Y por lo que se va sabiendo, se trata de una trama organizada en la que hay mucha gente involucrada. Ecologistas en Acción ya ha solicitado su personación en el procedimiento judicial. Quiere llegar hasta el fondo del asunto caiga quien caiga.

La basura, los residuos,  se han convertido uno de los negocios más rentables debido a la falta de controles. Un campo de cultivo propicio para empresarios fraudulentos y grupos organizados que se infiltran en su gestión. Un actividad que genera grandes beneficios y tiene escasos costes penales en la Unión Europea. De eso saben mucho la mafia siciliana y la camorra napolitana. Y acabo de recordar lo que decía un compañero periodista y poeta: «Murcia es como Sicilia pero abonico». En realidad, una región fallida que no avanza, sino que retrocede.

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos