RRNews

Noticias

CON LOS BACHES A TXAPOTE

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Y ahora que sabemos que los murcianos les importan más las listas de Bildu que las listas de espera sanitarias; ahora que López Miras ha derogado el «sanchismo» en la Región de Murcia e impedido el secuestro del Mar Menor por parte del ETA porque ya está secuestrado por el agro, ¿qué? ¿cuál es el plan de López Miras para sacar a la Región de Murcia del atraso que padece?  Pues su plan no es otro que votar a Pedro Sánchez porque vive del antisanchismo sin explicar qué significa exactamente. 

Cualquier ciudadano puede definir el «franquismo» o el «trumpismo», pero nadie logra definir  el «sanchismo». Nadie sabe concretar. Y cuando preguntas, entran en bucle con que si pacta con terroristas, golpistas y comunistas. En realidad, pacta con partidos políticos legales que han llegado al Congreso de los Diputados mediante medios democráticos; que con su voto han facilitado la aprobación de leyes y decretos que benefician a millones de españoles.

Los populares han logrado que los ciudadanos voten en contra de un fantasma, de algo que en realidad no existe. El sanchismo es un invento de las derechas para taparlo todo.  Ha tapado en la región el robo de vacunas, la corrupción de dos expresidentes del PP, los enchufes sanitarios de familiares de dirigentes populares, las terribles mortandades de peces en el Mar Meno, los tránsfugas, la entrega de la consejería de Educación a VOX…

Feijóo está tardando en explicar qué quiere derogar. ¿Quiere derogar el incremento del SMI de 735 euros a 1080? ¿Anular el incremento de las pensiones un 8,5% y no subirlas conforme al IPC como hizo el PP de Rajoy? ¿Derogar el Ingreso Mínimo Vital? ¿Derogar la reforma laboral que ha permitido que se triplique la contratación indefinida y volver a la de Fátima Báñez, la que se encomendaba a la Virgen para que bajase el paro? ¿Significa derogar la Ley de Vivienda para que el propietario pueda subir el alquiler lo que le dé la gana y si no puedes pagarlo, ya te apañarás? ¿Significa acaso destinar los 160.000 millones de euros de Fondos Next Generation a la lucha contra ETA, aunque ya no exista la banda terrorista? ¿Significa reducir las becas para los alumnos sin recursos para dárselas  a los hijos de familias ricas como en Madrid? ¿Va a derogar Feijóo la Ley de Eutanasia? ¿Quiere derogar que las mujeres que deciden abortar sean atendidas en hospitales públicos? ¿Derogará los 400 millones de euros previstos para el Mar Menor? ¿Pretende acaso volver a poner en funcionamiento la máquina de fabricar independentistas catalanes como hizo Rajoy?

Si algo no se le puede negar a Pedro Sánchez es la solvencia política que ha demostrado durante la legislatura más difícil que se recuerda debido a la pandemia COVID, la guerra en Ucrania, un volcán en la Palma. Y todo eso con unos socios de gobierno bocachanclas y cainitas. «A Sánchez solo le ha faltado una invasión zombie» leí recientemente en twitter.

Tan incuestionable ha sido su solvencia como el prestigio político internacional que se ha granjeado. Lo peor de su mandato ha sido permitir la aprobación de leyes chapuceras como la del «solo sí es sí» y no cesar de manera inmediata a las insolventes ministras Ione Belarra e Irene Montero por cuyas tonterías «trans, todes y niñes, los socialistas han sido duramente castigados en la urnas.  También por la inefable ley trans.

López Miras afirma haber derogado el sanchismo en la Región, pero los graves problemas de ayer siguen siendo los problemas de hoy en nuestra tierra, y llevan camino de agravarse. Goteras en hospitales y colegios, bajos salarios, miles de pacientes sin cita sanitaria asignada, baja productividad laboral, una deuda regional descomunal, carreteras regionales deterioradas, ancianos muriendo en lista de espera de la dependencia, un turismo que no despega, un aeropuerto ruinoso, una desaladora (la de Escombreras) sangrando las arcas regionales, servicios sociales paupérrimos y escasos, líderes en abandono escolar,  aulas masificadas y tanta pobreza como economía sumergida. ¿Llamamos a Txapote?

Ciertamente, López Miras ha vuelto a demostrar que conoce muy bien el sustrato ideológico del murciano al que se dirige. Ahí radica su éxito. El murciano es ideológicamente «de derechas y nacionalista español» y ha votado al PP y a VOX para salvar a España de las garras de ETA y de los separatistas catalanes. Ha sido un voto etarra-emocional frente al voto de la razón, sazonado de mucha, muchísima desinformación. Es normal que cunda el desanimo entre los colectivos sociales que llevan años luchando en defensa del Mar Menor. «¿De qué sirve llorar cuando llegan los peces muertos si luego votas a los que no quieren proteger y recuperar la laguna?» pregunta con razón Ramón Pagán.  

Y es que es triste comprobar cómo calan los mensajes terraplanistas y ver a los ciudadanos acudir a votar al alcalde que ha de arreglar los baches de la calle pensando en Txapote. Ya no se debaten ideas, ni propuestas políticas, se fabrican eslóganes, a cual más simple. El 28M ha ganado el lema oficioso de PP y VOX «¡Que te vote Txapote!». No hay precedentes para la DANA política que se avecina.  Lo de ETA, pucherazos, comunismo, okupas ha sido solo un entrante.

Con lo que no contaba nadie es con el órdago de Pedro Sánchez convocando elecciones para el 23 de julio. Si logra movilizar al votan de centro izquierda, ganará. Y lo intentará apelando al voto que sale de las tripas frente a una derecha y extrema derecha crecidas, insolentes, soberbias. Sánchez intentará que los españoles visualicen a Santiago Abascal como vicepresidente del Gobierno de España que es lo que viene si las urnas no lo impiden, aunque se ha demostrado inútil alentar el miedo a que viene la extrema derecha. Se trata de una operación política arriesgada, pero es que no le quedaba otra. Aguantar hasta diciembre habría supuesto un desgaste político inasumible incluso rompiendo con PODEMOS. Y si falla, los que viven del antisanchismo, como López Miras y Díaz Ayuso, van a tener un serio problema.  

¿Y qué pasa con el PSRM-PSOE y su descalabro electoral?

Pues está claro que nadie piensa asumir responsabilidades. Al contrario. Lo más probable es que Pepe Vélez acabe en el Senado por designación autonómica y que Carmina Fernández asuma la portavocía del grupo parlamentario en la Asamblea Regional.  Al parecer, su marido, Ricardo Hernández, se hará con la jefatura del grupo una vez que José Manuel Abellán pidió su cese en el Parlamento para regresar a su puesto en la Delegación del Gobierno desde la semana pasada. ¿Y qué pasa con Jordi Arce tras no lograr escaño? Pues todo apunta a que volverá a la gerencia del partido. Y todos colocados.

El PSRM-PSOE necesita de una refundación. Está anquilosado, sin ideas, sin plan, sin estrategia. Así no pueden seguir o acabarán siendo irrelevantes. Tan irrelevantes como Podemos en las elecciones del 28 de mayo por extremistas, inmaduros y vengativos.

Ningún dirigente de VOX en la Región ha desvelado aún si se abstendrán o no en la investidura de López Miras. Lo que sí dijeron en campaña electoral es que no regalarían los votos al Partido Popular. Exigen, entre otras cosas, derogar la Ley del Mar Menor. Y, de paso, recuerdan que si Cs con seis escaños en 2019 obtuvo la presidencia de la Asamblea Regional y cuatro consejerías del Gobierno regional, ellos con 9 escaños quieren más. Y, por supuesto, quieren un asiento en la Mesa de la Asamblea Regional.

Los de Antelo piensan que deben entrar en el Gobierno regional para hacer valer sus 9 diputados y sus 118.000 votos. Dejan entrever que  no temen  la repetición de elecciones aunque eso pudiera suponer la mayoría absoluta para el PP de López Miras. Puede que no vayan de farol puesto que el 23 de julio hay elecciones generales y deben trasladar el mensaje de que son útiles o en las generales se podrían hundir.  Por si acaso, Antelo recuerda lo que dijo en campaña: “Quien quiera que le demos los votos gratis al PP que no nos vote”.

El PP de López Miras necesita la abstención de VOX para mantenerse en San Esteban y necesita de sus votos para formar gobiernos en municipios grandes como Cartagena, Molina de Segura y Lorca, entre otros.

La estrategia del PP pasa por evitar todo lo posible los acuerdos con VOX antes del 23 de julio para no quedar retratados, pero la fechas juegan en contra de PP de Feijóo. Los ayuntamientos se constituyen el 17 de junio y la Mesa de la Asamblea Regional debe constituirse el 14 de junio.  

VOX quiere que la el Parlamento murciano lo presida Alberto Garre que para eso lo han fichado, pero el PP reserva ese puesto para la exalcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, que es de la máxima confianza de López Miras.

Por número de escaños, los cinco puestos de la Mesa se los repartirán PP (3) y PSOE (2). Si no quiere López Miras, y no quiere, VOX no ocupará ningún puesto en la Mesa de la Asamblea. Se trata de un órgano con  mucho poder decisorio y no puede regalárselo a los de Antelo. Parecía fácil el entendimiento con el PP hasta que Pedro Sánchez convocó elecciones generales pillando a todos con el pie cambiado. Veremos si, como el gato tiene siete vidas.

NOTA: Pedro Sánchez demostró tener siete vidas como el gato y VOX en la Región de Murcia votó a favor de la investidura de López Miras y entró en gobierno regional por la puerta grande pese a que durante toda la campaña López Miras aseguró que no pactaría con VOX porque los gobiernos de coalición «son un engaño».

Este artículo fue inicialmente publicado en blogger.

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos