RRNews

Noticias

LOS GENARES DE GARRE

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Alberto Garre vuelve a la política activa y lo hace de la mano de VOX cuando no hace ni cuatro años que anunció su retirada para dedicar más tiempo a su familia y a su nieto. 

Tras el fiasco electoral electoral del partido regionalista «Somos Región», ficha por un partido que, de buena gana, borraría del mapa los partidos regionalistas y eliminaría las autonomías e incluso la Democracia de la que muchos advenedizos e indocumentados de ese partido están viviendo a cuerpo de rey. Hace tanto tiempo que la política española anda huérfana de coherencia y ahíta de desvergüenza.

Dicen que no es cuestión de dinero, que Garre goza de una buena jubilación tras una dilatada carrera política que, por lo que se ve, pretende alargar aún más. Con VOX, Garre sumará casi 35 años viviendo de la política. Ríete tú de los políticos profesionales a los que tanto ha criticado. Y, de paso,  saldará cuentas con el Partido Popular que parece ser su objetivo, además de matar el aburrimiento. Solo así se entiende el paso que ha dado a sus 71 años tras haber sido presidente de la Región de Murcia y haber logrado ser uno de los políticos más valorados por los murcianos.

Está claro que Garre tiene cuitas pendientes con su antiguo partido y se las quiere cobrar. Es su particular venganza, aunque eso le suponga el descrédito de ir en la candidatura por detrás de personajes como José Ángel Antelo tras haber sido presidente de la Región de Murcia. Y no solo eso. Le tocará tragar con un programa y un argumentario que a buen seguro no comparte y, de paso, acatar órdenes, entre otros, del empresario Luis del Rivero del que siempre dijo que era una de las manos que mece la cuna en la Región de Murcia. También le tocará bregar con personas intelectualmente deficitarias. 

Garre asegura al más puro estilo mesiánico que es su “última intentona por cambiar el rumbo de la Región de Murcia” convencido de que el partido de extrema derecha no cuestiona los valores constitucionales ni los principios democráticos, que “eso lo hacen partidos de izquierda”. No se da cuenta de que la Región no necesita “salvapatrias”  y de que se ha subido a un barco cuya brújula solo marca un rumbo y es el del odio, la división, el enfrentamiento, la involución, el retroceso, la caverna, las dos Españas. 

Alberto Garre, el moderado, es otra víctima de la polarización. Se ha radicalizado como tantos otros, y defraudado a un buen número de ciudadanos que le tenían por una persona centrada, responsable y de valores y principios inalterables. Personas que ahora comprueban estupefactos que los principios cotizan a precio de saldo, que incurre en graves contradicciones que debería explicar y que es especialmente vulnerable y sensible a los cantos de sirena del primero que llega adulándole. 

En esta operación política VOX tiene mucho que ganar y Garre mucho que perder.  VOX gana un interlocutor directo con Núñez Feijóo y Garre pierde el prestigio ganado durante su presidencia de la Comunidad en la que aprobó leyes importantes como la que limitó los mandatos presidenciales a ocho años, ley que se cargó de un plumazo López Miras.

Dicen que el fichaje de Garre por parte de VOX ha hecho saltar las alarmas en San Esteban. Ciertamente, puede que robe algunos votos al Partido Popular, pero no tantos como a priori pueda parecer. Los titulares periodísticos caducan a las 24 horas y está por ver qué papel jugará en campaña. Tampoco parece que su fichaje deba obligar al Partido Popular a replantear la campaña electoral. Lo más probable es que opten por ignorar a VOX y a Garre para centrarse en atacar a la izquierda personalizada en Pedro Sánchez a cuenta del trasvase para que los murcianos acudan a las urnas y voten en clave nacional y no regional. Se trata de que los electores no piensen en la gestión del Ejecutivo murciano de los últimos años a la hora de coger la papeleta. Esa es la clave. Que los murcianos voten pensando en Pedro Sánchez, Bildu, Ezquerra, Otegui, socialcomunismo y bolivarianos aunque sean pobres como ratas. Se trata de que el agua del trasvase del Tajo, que seguirá llegando cada mes a la cuenca del Segura hasta que el cambio climático lo cierre, arramble con la subida del SMI de unos 200.000 trabajadores de la Región y con la reforma laboral por la que muchos murcianos han logrado un contrato fijo.

Con Garre o sin GarreLópez Miras no va a conseguir mayoría absoluta y lo saben. Trabajan para conseguir un escaño más que la suma de escaños de PSOE y Podemos para así lograr ser investido presidente con la abstención de VOX que jamás se aliaría con la izquierda ni permitirá ir a repetición de elecciones. 

El objetivo del PP en este momento es lograr 19 ó 20 escaños, los suficientes para amarrar el gobierno. Y en ese caso, tampoco tendrían por qué ceder la presidencia de la Asamblea Regional a VOX. En todo caso, una vicepresidencia con lo que Alberto Garre sería un diputado más sometido a la disciplina de su grupo y a las órdenes de Antelo.

La semana que viene VOX confirmará de manera oficial el fichaje de Alberto Garre a quien Abascal ha encandilado. “No es el monstruo que están intentando vendernos” dice del vasco. Está por ver qué puesto ocupará en la candidatura, que no será el segundo y ya veremos si el tercero. Lo que está claro es que a Garre “se le suponen virtudes que no tiene”. Es honrado sin lugar a dudas, pero carece de olfato político y de sentido común. De entrada, no ha ganado unas elecciones en su vida. Se fue con Calero y no con Valcárcel que lo recuperó dado que había sido el encargado de defender la moción de censura contra el socialista Carlos Collado a quienes decapitaron los propios socialistas. Y ya como presidente de la Comunidad Autónoma, nombró comisionado para asuntos económicos de la Región de Murcia a Vicente Martínez Pujalte, el de los cafelitos a 5000 euros y padrino político del matrimonio compuesto por Antonio Peñarrubia (director de 7TV) y Mar Moreno (Secretaria general de Presidencia). Y para rematar, se va con la banda de Abascal, Antelo y Gestoso de ideas muy peligrosas. 

Garre ya debería haber aprendido que no se llega a nada rodeándose de cabreados como ocurrió con Somos Región. Ya debería saber que en VOX solo hay cabreados movidos por el resentimiento y por el dinero; personajes que añoran los tiempos de la dictadura franquista, que quieren derogar leyes que garantizan derechos por los que tanto se ha luchado. Ya debería saber que no hay mayor chiringuito político que VOX porque ni trabajan, ni proponen, solo obstaculizan. 

En ese pozo oscuro se ha metido Alberto Garre voluntariamente porque, entre otras cosas, sigue sin reconocer que es quien es gracias al Partido Popular que lo hizo diputado en la Asamblea, diputado en el Congreso y presidente de la Región de Murcia. Sigue sin reconocer que le faltó instinto político y que no supo imponer su autoritas  en el partido siendo presidente de la Región de Murcia. 

Garre se lo debe todo al Partido Popular que abandonó porque dijo que “no podía seguir rodeado de genares” para acabar metiéndose en un partido repleto de genares de dudosa catadura moral. Ciertamente, a Alberto Garre se le suponen virtudes que, en realidad, no tiene. Es una pena que por venganza y aburrimiento, un partido de extrema derecha sea el epitafio a su carrera política. Una pena, sobre todo, para la Región de Murcia a la que VOX quiere atrasar y empobrecer aún más por los intereses económicos de unos pocos que son los de siempre, los que mandan en esta tierra.

NOTA A POSTEIORI: Finalmente, Alberto Garre irá de número 3 en la candidatura de VOX a la Asamblea Regional. Dice que se «siente como en casa pero mejor acompañado». Este artículo, si desea acceder a los vídeos que incluye, fue inicialmente publicado en blogger.


 

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos