RRNews

Noticias

¡DESPIERTA REGIÓN, DESPIERTA!

Comparte este post:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

¿Acaso no merece la Región de Murcia que su ciudadanía, aunque solo sea por una vez, reflexione serenamente sobre la realidad política que padece y sus consecuencias? ¿Acaso no es ruina lo que ha traído tanto despilfarro por parte de los gobiernos regionales de Valcárcel y sucesores?

Los Gobiernos del Partido Popular en la Región prometieron prosperidad y se han convertido en sinónimo de destrucción, incompetencia, despilfarro y analfabetismo ambiental. A los hechos me remito. Lo primero que hicieron fue derogar la Ley de Protección del Mar Menor de 1987 y luego enarbolar pancartas con el lema ¡¡Agua para todos!! mientras permitían el envenenamiento de la laguna costera más bella de Europa.

Todo lo planificado a lo largo de estos años en materia urbanística era ilegal; y las infraestructuras anexas a esos delirios desarrollistas, un despilfarro sin parangón de dinero público que solo ha traído ruina y deuda. 

Ahí está la rescatada autopista Cartagena-Vera, la improductiva desaladora de Escombreras o el aeropuerto de Corvera que, a falta de aviones, alberga desayunos del consejero de Turismo con periodistas. Si no hay aviones, que vuelen los titulares de prensa y la propaganda. Con la de informes que advirtieron de lo innecesario de ese aeropuerto estando el de San Javier a mitad de su capacidad y el de Alicante a tiro de piedra con un buen tren. ¿Qué necesidad había, qué necesidad?

Lo Poyo, Novo Carthago,  Puerto Mayor, La Zerrichera, Calblanque, Paramount, Marina de Cope, el Gorguel… son solo algunos de los proyectos que han tumbado los tribunales de justicia o la Comisión Europea pese a que Valcárcel juraba y perjuraba que todo era legal.   

«Con los papeles en la mano, demuestro aquí y en Sebastopol que se cumple la ley en el proceso de recalificación de La Zerrichera» aseguró en la Asamblea Regional donde  el empresario Trinitario Casanova (amigo personal del entonces consejero de Vivienda, Joaquín Bascuñana) había proyectado una urbanización-resort. Los tribunales de justicia acabaron sentenciando que altos responsables de su administración habían violentado las leyes ambientales, de arriba abajo, para sacar adelante la recalificación de una finca que estaba especialmente protegida por sus valores naturales. Antes, el empresario Casanova llamó abiertamente «cobarde» a Valcárcel por frenar su proyecto urbanístico al ver que la justicia se ponía seria.

Soñaban con miles de viviendas, hoteles, campos de golf y grandes parques de atracciones, y todo se ha venido abajo como un castillo de naipes porque todo se planificó retorciendo la Ley, pisoteando el medio ambiente, buscando atajos jurídicos, en reuniones secretas, bajo mano, a oscuras, intentado suplantar a organismos estatales como la CHS que ha de autorizar los desarrollos urbanísticos en función de la disponibilidad de recursos hídricos.

«¡Tenemos derecho a desarrollarnos! repetía Valcárcel para seguir enladrillando la costa murciana como fuese, incluso con el «agua desmayá» de la desaladora de Escombreras. A recalificar terrenos protegidos lo llamaba «poner en valor».  Así justificó su desenfrenado frenesí constructor,  al tiempo que despreciaba  públicamente a las organizaciones ecologistas porque, según decía, anteponían el bienestar de «la lagartija del rabo colorao» al progreso de la Región de Murcia.

En relación a la urbanización de Marina de Cope

 

Los hechos demuestran que los Gobiernos del PP en la Región (Valcárcel, Pedro Antonio Sánchez y López Miras) no adaptan sus proyectos a la Ley, cambian la Ley para que quepan sus proyectos. Miren lo que ha pasado con las órdenes de veda de caza. Como requerían de Evaluación de Impacto Ambiental, aprobaron el tercer Decreto de Simplificación administrativa y ¡a tomar puñetas  la preceptiva Evaluación de Impacto Ambiental!  Y, lo que es más grave, les importa un pimiento que el magistrado Juan del Olmo haya ordenado reabrir el caso judicial (afecta a dos consejeros y tres directores generales)  al considerar «incomprensible»  que el Gobierno de López Miras anteponga el «supuesto interés público» de la caza a la protección del medio ambiente. Y como les puede la soberbia, todavía van y afirman desde Medio Ambiente que no cambiarán  sus trámites y que no harán evaluación si no lo ordena un juzgado.

Baste recordar, como ejemplo de cómo gestionan lo que es de todos, que antes de que se emitiera la sentencia sobre Marina de Cope, preguntaron al presidente Valcárcel: ¿Qué pasará si el Constitucional anula la Ley que permite construir en Cabo Cope? Y respondió: «Cambiaremos la Ley para que sea posible construir en Cabo Cope». Valcárcel marcó el camino: su una ley estorba, se cambia. Y eso hace López Miras vía decreto ley.

 

Han transcurrido 30 años desde que se aprobó la Ley que protegía la zona de Cabo Cope y Puntas de Calnegre y aún no se ha aprobado el PORN ni el Plan de Gestión pese a que existe una carta de emplazamiento de la Unión Europea por incumplimiento de la Directiva de Hábitat. Y al Gobierno regional del Partido Popular le da exactamente igual. Se sienten impunes embriagados de poder. Es más,  acaban de autorizar la construcción de un camping resort en Cabo Cope cuando ya se suponía que había parado el acoso ambiental del ladrillo en este espacio protegido. Nada más lejos de la realidad. Por eso no aprueban el PORN que ha de regular los usos del espacio protegido, para poder seguir haciendo y deshaciendo a su antojo.

El Gobierno de Valcárcel trampeó la ley para sacar adelante la ruinosa desaladora de Escombreras con la que pretendía suministrar agua a mastodónticos desarrollos urbanísticos; y la ley ha regresado como un boomerang dándole un sonoro guantazo que puede que le lleve a la cárcel durante una larga temporada.  No pinta nada bien para Ramón Luis a quien la juez le ha impuesto el pago de una fianza de 74 millones de euros o le embargará los bienes si es que queda alguno a su nombre. Lo dudo.

Ha costado lo suyo porque la juez archivó inicialmente al no apreciar «actos injustos». Fue la Audiencia Provincial la que ordenó reabrir el caso e investigar debidamente. Y cuando se ha investigado a fondo y la Policía ha realizado registros, ha descubierto indicios fundados de que Valcárcel fue el cerebro de la trama de la desaladora. Y no  le ha quedado otra que ordenar la apertura de juicio oral.

Una desaladora ruinosa que apenas produce agua y que nos está costando una millonada de euros cada año. Baste decir que por una planta cuyo coste no supera los 120 millones de euros, acabaremos pagando 600 millones de euros. Y todavía se permiten desde San Esteban insinuar que lo de Valcárcel y la desaladora es cosa del pasado. ¿Acaso no es presente los más de 30 millones que anualmente destinamos a pagar una planta que apenas produce agua? ¿Cuántas cosas se podrían hacer con ese dinero en la región en materia educativa, sanitaria o social?

El todopoderoso Valcárcel  de mayorías absolutas aplastantes en la Región de Murcia, se sentará en el banquillo de los acusados y, muy probablemente, acabe en la cárcel puesto que la Fiscalía pide 11 años de prisión. El mismo Valcárcel al que Feijóo alaba siempre que puede; el mismo Valcárcel al que el ex alcalde, José Ballesta, llama «maestro». El mismo Valcárcel que designó a Pedro Antonio Sánchez como sucesor que a su vez designó a Fernando López Miras como heredero.

 

El Gobierno de López Miras no es muy diferente al de Valcárcel. «Es aún peor si cabe en lo que al medio ambiente se refiere» sentencia Pedro García de ANSE. Con una mano libera un lince y con otra permite la destrucción de Cala del Pino en la Manga pese a ser la única ladera arbolada que queda en la zona. Con una mano edita cómics de sesibilización ambiental y con otra permite la contaminación del Mar Menor mientras culpa de ello al Gobierno de España. Con una mano libera buitres y con la otra permite quemas agrícolas que envenenan el aire que respiramos. Solo que hay que repasar su historial de desprotección medioambiental perfectamente estructurado con los decretos derogatorios a cuenta del estado de alarma consecuencia de la pandemia. 


Destrucción, despilfarro e incompetencia. El Gobierno regional ha tenido que suspender las millonarias obras de los biorreactores del Mar Menor que debían estar funcionando el próximo verano. ¡¡El proyecto estrella del Gobierno regional para el Mar Menor paralizado!! Menudo final de legislatura. Resulta  que se han topado una losa de piedra que no detectaron los estudios geotécnicos. Habría bastado con preguntar a los lugareños o a las organizaciones ecologistas. Biorreactores, por cierto, cuestionados por expertos en la materia de la UPCT por su excesiva dimensión y ni caso. Cinco millones de euros se van a gastar en los biorreactores más grandes del mundo para que acaben arrasados e inservibles en cuanto haya una DANA. Y cuando eso ocurra, ya buscarán a un culpable al que señalar y eludir responsabilidades como hacen siempre. Recuerden que López Miras llegó a pedir al Gobierno central la declaración de «zona catastrófica» para el Mar Menor, como si el desastre que ellos han permitido hubiera obedecido a un hecho atmosférico circunstancial.

 

Destrucción, despilfarro e incompetencia.  Tres años después de la aprobación de la Ley del Mar Menor, no se ha llegado ni a la aprobación inicial del Plan de Ordenación Territorial de la Cuenca Vertiente del Mar Menor pese a que la Ley dice que debiera estar aprobado antes de agosto de 2023.

Según ha informado el Gobierno regional, actualmente están en proceso de resolución del contrato la mercantil IDOM Consulting, Engineering, Architecture a la que adjudicaron la redacción del plan de ordenación territorial por «falta de medios propios en la Consejería de Fomento». Decidieron resolver el contrato al detectar que la empresa había incurrido en “gravísimos retrasos” en los plazos de entrega y por «escaso rigor técnico en su documentación». La Consejería de Fomento se lo adjudicó por importe de 400.000 euros.

«Desde el momento que se inició la propuesta de resolución del contrato, la Comunidad está trabajando con medios propios en la redacción del mismo» aseguran desde el Ejecutivo ¿Y por qué no lo hicieron antes sabiendo que el Mar Menor no tiene espera y que hay que frenar el avance del ladrillo? ¿Alguien cree, de verdad, que López Miras no derogará la Ley del Mar Menor si así lo exige VOX para ser investido presidente?

 

 

Desde el Ministerio de Transición Ecológica recuerdan  que el Plan de Ordenación Territorial de la Cuenca vertiente del Mar Menor, que  ha de aprobar la Administración regional «debe introducir los mecanismos para liberar el territorio de una mayor ocupación, introduciendo los mecanismos de compensación y, en su caso, las indemnizaciones que fueran necesarias». Quizá por eso la CARM no tiene ninguna prisa.  De hecho, desde el Gobierno regional subrayan que el Plan de Ordenación Territorial de la Cuenca Vertiente «ordenará lo que no está regulado, pero lo ya ordenado es suelo urbano desarrollado y por tanto, tiene unos derechos consolidados». Que es precisamente lo que aducen para no intervenir en Cala del Pino donde dos palas excavadoras no dejan de dar bocados a la única zona con vegetación natural que queda en la zona.

 
Y por qué no hablar del macropuerto de El Gorguel al que el Ejecutivo regional no renuncia (está incluido en su pacto por las infraestructuras) pese a que un informe del Instituto Español de Oceanografía concluye que la construcción del puerto de El Gorguel «implicaría la degradación ambiental del ecosistema marino de esta zona costera» y «paralizaría su proceso de recuperación tras el cese de los vertidos de residuos mineros» al estar muy cerca de la bahía de Portmán. 

Además, el IEO advierte de que podría amenazar gravemente el estado de conservación del ecosistema marino costero de la zona de Calblanque. Otra zona que han intentado desproteger para enladrillar. Está claro que no tuvieron bastante con la ampliación de Escombreras  que autorizó Valcárcel  destruyendo el extremo de la Sierra de La Fausilla, y de paso un Lugar de Interés Geológico y una de las tres únicas poblaciones de manzanilla ‘Anthemis chrysantha’ de toda Europa. Son tan burros que para ampliar el puerto de Escombreras proyectaron dinamitar la mitad norte de la isla de Escombreras. Dinamitar.

 

En relación al macropuerto de El Gorguel

 

Vivimos en una región sumisa, resignada, complaciente y, por qué no decirlo, corrupta porque sus ciudadanos llevan veintiocho años justificando, disculpando y alentando  la corrupción de sus dirigentes políticos. 

Vivimos en una región cuyos dirigentes, con todo lo que han hecho y están haciendo, se permiten el lujo de pavonearse como buenos gestores. Siempre hay palmeros que les aplauden prestos a salir en fotos de familia infumables. 

Vivimos en una región empachada de pancartas de ¡Agua para todos! sin un plan para asegurar el agua que necesita esta tierra cuando apenas llueva en la cabecera del Tajo. Vivimos en una región cuyos ciudadanos permiten el uso rastrero, partidista  y electoralista del agua ignorando la ciencia y el conocimiento que advierten de lo que se avecina. Solo los insensatos, egoístas y estúpidos hacen eso.

Vivimos en una región  sin aspiraciones de mejora cuyos ciudadanos ni saben ni quieren saber. Vivimos en una región en la que el ruido propagandístico es ensordecedor y en la que nadie quiere señalarse por miedo a represalias. 

Vivimos en una región en la que sus ciudadanos han decidido ignorar la realidad que les rodea y sus consecuencias aunque eso perjudique gravemente a sus hijos y nietos. Hay quien cree que el 28 de mayo se presenta Pedro Sánchez porque eso es lo que desde el Partido Popular están haciéndoles creer. Y no duden de que muchos murcianos  acudirán a las urnas pensando en Bildu, Cataluña, filoetarras, socialcomunistas… y no sé cuántas sandeces más.

El Gobierno de López Miras intentará tapar el daño reputacional que le ha causado la apertura de juicio oral al expresidente Valcárcel, incrementando sus descalificaciones al Gobierno de Pedro Sánchez. El discurso víctimista se va a triplicar de aquí al 28 de mayo si es que eso es posible.

Que no, que ya no hay excusas que valgan del tipo es que «no hay nadie a quien votar» o «la oposición es muy floja». Con un expresidente condenado a tres años de cárcel y otro expresidente camino de banquillo, a la cola en casi todos los indicadores económicos y sociales y cada vez más pobres y más endeudados, el cuento de que no hay alternativa política en la Región es una falacia. La hay. Siempre hay opciones políticas. Los de enfrente no pueden ser peores que los que nos gobiernan. Es imposible. 

En cualquier otra región de España, los sondeos estarían dando al PP un batacazo electoral y, sin embargo, le dan la victoria. ¡Despierta Región, despierta!. Fin de la cita.

Este artículo fue inicialmente publicado en blogger.

Si quieres estar al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestros canales

RRNews es un portal de «información sin miedo».

Síguenos