La viñeta

Y un miniromance de nuestro luminoso y pirotécnico alcalde Ballesta