Mejor una Región sin vergüenza para nadie que una Región de mucho sinvergüenza

¿Qué es de esperar pues que siga pasando en 2025 y años venideros? Pues que la sociedad explores nuevos campos de solidaridad, empatía, ayuda y prosperidad. Bueno, eso será si el “cafrismo (de cafres)” deja de avanzar y la insolidaridad, el odio y la rabia dejan de ganar fuerza a base de populismo. Recuerda: mañana tú podrías quedar tetrapléjico, tu hija podría ser víctima de violencia de género, tu nieto podría ser trans o tu marido o mujer quedarse sin pensión por vivir más de ochenta años.

Éxtasis festivalero y resaca en la cara B musical

Resulta llamativo que un recinto que se está usando desde hace 16 años -repito ¡DIECISÉIS AÑOS!- aún no se haya acondicionado con un pavimiento o firme estable, zonas de arbolado que den sombra sin quitar visibilidad, conducciones para instalar aseos permanentes e incluso una zona para barras con la mayor higiene posible.

Apocalipsis zombi festivo: oda al exceso e incivismo

«El sustrato de población regional es muy preocupante. Que tus conciudadanos sólo aspiren a comprarse una silla para ver un desfile una vez al año y que le regalen un pastel o una marinera, sin que les importe todo lo demás es muy duro de asumir»

El Bando del entierro de la huerta

Lo más desolador de todo no es la destrucción, que es irreversible y dolorosísima; la peor parte es que a la población se la trae al pairo, hay una parsimonia y una ceguera de las gentes de esta Región y, particularmente, de Murcia, ante estos dislates y abusos al territorio que pareciera que no tienen sangre, sino limonada.

La Manga frente a Benidorm: La cigarra y la hormiga

“Además esta primavera voy a disfrazarme de nazarena, emperadora, sardinera, cartagenera, huertana y de lo que haga falta para que sigan votándome, ¿para qué voy a hacer mejoras o invertir en la calidad de vida de las cigarras si ya me adoran y les encanta verme vestida y divertirme de noche o de día con libertad?”.

Semana Santa regional y los siete pecados capitales

La frase más SOBERBIA escuchada en décadas es que somos “la mejor tierra del mundo”: mentira poco piadosa, plagio de “la millor terreta del món” y manipulación para esconder las carencias asistenciales, económicas, sociales y políticas. La impunidad de publicar noticias falsas disfrazadas de publirreportajes es otra de las peores SOBERBIAS, vender credibilidad por el “fajo de billetes”.

Movilidad o morir por contaminación, esa es la cuestión

La pésima gestión de la ciudad y la comunidad autónoma desde la democracia ha llevado a una ciudad saturada de construcciones y con calles angostas donde prima más tener una ristra de aparcamientos a que haya una hilera de moreras que den sombra y oxígeno.

Mamá, quiero ser tractorista

La política regional vive de espaldas a los problemas reales de nuestra autonomía, porque culpar a Madrid, Cataluña, Europa o una DANA sale más rentable; así se piensa menos y no se gestiona de verdad

Cartagena radioactiva, mi Cartago Nova querida

Las abuelas cartageneras ya no refrescan la sandía del postre enterrándola en la orilla del Mar Menor porque se lo han contaminado, los abuelos tampoco montan sus toldos porque no quedan caballitos que buscar con sus nietas

#Murcia aburre

Mientras el día a día de la política murciana sea culpar a Madrid de todos nuestros males, seguiremos en la inopia. Los grandes proyectos de las últimas décadas se han desmoronado estrepitosamente y no hay propósito de enmienda. Una Región se construye con mucho más que un festival, una caña y una marinera